Un robo ha sido nuevamente frustrado gracias al sistema de seguridad por niebla. En pocos segundos apareció una nube que cubrió el interior de la tienda y provocó la inmediata huida de los ladrones.

Cuando los ladrones irrumpieron en el local, el sistema de seguridad por niebla se activó y llenó la tienda con una niebla densa, pero inocua, que impedía ver nada. Ante la aparición de la niebla, el ladrón reacciona de dos posibles maneras: si conoce este sistema antirrobo, huye inmediatamente; si no lo conoce, queda atrapado por la niebla, desorientado e incapaz de encontrar la salida, dando tiempo a la policía para llegar y proceder a su detención. En este caso, los intrusos conocían el sistema y el riesgo de quedarse atrapados y salieron huyendo en cuanto vieron que empezaba a aparecer la niebla sin conseguir robar nada.

Este sistema de protección antirrobo de última generación se diferencia de las cámaras de vigilancia básicamente en que detiene instantáneamente a los ladrones imposibilitando su capacidad de visión, desorientándolos por completo. Las cámaras nos permitirán identificar al delincuente si huye, pero la niebla se ocupará de frustrar el robo: al fin y al cabo, un ladrón no puede robar aquello que no puede ver. Y por si fuera poco, este sistema, habitualmente, permite reducir las primas de las compañías aseguradoras.

Para más información sobre este sistema antirrobo y sobre las especiales condiciones que ofrece la aseguradora Grupo Galilea a aquellos estanqueros que instalen este sistema:
Protect.
Teléfono: 911 260 260
Correo electrónico: seguros@protectglobal.es