Valladolid, 2 mar (EFE).- Nueve personas, el cabecilla de nacionalidad búlgara y ocho trabajadores ucranianos, han sido detenidos en Valladolid en la desarticulación de dos fábricas ilegales de cajetillas de tabaco y tabaco para pipas de agua, que podían fabricar diariamente 180.000 cajetillas, que no llegaron a salir al mercado.
Se trata de la Operación Fénix puesta en marcha por Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y la Policía Nacional y que ha detallado este martes en una rueda de prensa el delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, junto a los principales responsables de una actuación «novedosa», por su gran envergadura, en la comunidad.
El tabaco se dirigía al consumo en España y el Reino Unido, aunque todavía no se había puesto nada en el mercado, aunque esas 180.000 cajetillas ilegales de marcas conocidas, con 3.600.000 cigarros, hubieran dado unos beneficios de 801.000 euros al día, según han detallado en la rueda de prensa.
Las fábricas constaban de dos naves en industriales en Fuensaldaña (Valladolid), dedicadas a las cajetillas, y otra en el polígono de San Cristóbal, en el mismo municipio de Valladolid, donde se hacía el tabaco para pipa de agua; y exigían una alta cualificación en la mano de obra, que aportaban los 8 trabajadores ucranianos, que habían entrado en España con un visado de turismo el pasado 13 de febrero, ha explicado el jefe superior de Policía Nacional en la Comunidad, Juan José Campesino.
Se desconoce el origen de la picadura de tabaco empleada en las fábricas, donde se han encontrado 257.000 cajetillas, 525.000 cigarros y 17.280 kilos de tabaco para pipas, el conocido como sisha, y ese producto y la maquinaria y materia intervenido tienen un coste estimado de unos seis millones de euros.EFE