El proceso de desescalada iniciado y la apertura progresiva de comercios y servicios ha impulsado la puesta en marcha de medidas de seguridad e higiene que garanticen las mejores condiciones para comerciantes, empleados y clientes.

Las medidas obligatorias más importantes para todos los comercios abiertos al público son:

El fichaje con huella dactilar será sustituido por cualquier otro sistema que garantice las condiciones higiénicas adecuadas, o bien se deberá desinfectar el dispositivo de fichaje antes y después de cada uso.

Todos los trabajadores deben contar con equipos de protección individual adecuados al nivel de riesgo.

El personal deberá estar formado e informado sobre el correcto uso de los equipos de protección.

El uso de mascarillas será obligatorio cuando no pueda garantizarse la distancia de seguridad interpersonal de aproximadamente dos metros entre el trabajador y el cliente o entre los propios trabajadores.

Los empleados deberán disponer permanentemente, en el lugar de trabajo, de geles hidroalcohólicos para la limpieza de manos, o cuando no sea posible, agua y jabón.

Las condiciones de trabajo se modificarán, en la medida necesaria, para garantizar una distancia de seguridad interpersonal mínima de dos metros entre los trabajadores.

La distancia entre vendedor y cliente será de al menos un metro si se cuenta con elementos de protección o barreras, o de dos metros sin estos elementos.

Si un trabajador empezara a tener síntomas compatibles con la enfermedad, se contactará de inmediato con el teléfono habilitado para ello por la Comunidad Autónoma o centro de salud correspondiente. Además, deberá abandonar su puesto de trabajo hasta que su situación médica sea valorada por un profesional sanitario.