Madrid, 19 ago (EFEAGRO).- El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, reiteró ayer sus críticas al contrabando de tabaco en Gibraltar y dijo que «aunque fumasen todos los niños de Gibraltar y los simios de Berbería no podrían consumir ese tabaco».

El titular de Exteriores, en declaraciones en Antena 3, ha resaltado las tareas de control rutinarias españolas contra distintas actividades ilegales, como el contrabando de tabaco o la pesca ilegal.

Sobre las relaciones con el Peñón ha dicho que «atraviesan altibajos» pero ha subrayado que los problemas de fondo son la soberanía y el modelo económico, y concretamente el contrabando de tabaco.

García-Margallo afirmó que España pide que se cumpla la legalidad internacional y que siempre está dispuesta a hablar con las autoridades británicas.

Sobre el contrabando de tabaco, ha indicado que nadie puede impedir que un estanco venda tabaco y que se exporte al Peñón, pero ha mostrado sus dudas de que el tabaco que entra se pueda consumir «aunque fumasen todos los niños de Gibraltar y los simios de Berberia».

«Se acabó el recreo en Gibraltar y en eso estamos», recalcó el ministro, en alusión a los controles de las autoridades españolas en la lucha contra las actividades ilegales.