La Federación Española de Hostelería (FEHR) y la Mesa del Tabaco se han unido en un objetivo común: la concienciación ciudadana contra el comercio ilícito de tabaco. Fruto de un acuerdo entre ambas instituciones, se repartirán 50.000 posavasos con el lema “Hay una parte del contrabando de tabaco que no ves” entre 500 establecimientos asociados de Sevilla, Cádiz, Huelva, Córdoba y Málaga. Es la primera vez que los hosteleros andaluces participan en la sensibilización contra el contrabando de tabaco.

En este sentido, el secretario general de la FEHR, Emilio Gallego, asegura que “el sector de la hostelería está en contra del comercio ilícito y muestra su rechazo al tabaco de contrabando” y así queda reflejado en el material informativo que se distribuirá a sus asociados, a razón de 100 posavasos por establecimiento.

“Esta iniciativa es un paso más en las actividades de concienciación contra el contrabando de tabaco que estamos realizando en Andalucía. Creemos que la hostelería como segundo canal de venta legal complementario a los estancos es un aliado clave para informar a la sociedad de los perjuicios que ocasiona el comercio ilícito de cigarrillos”, asegura el portavoz de la Mesa del Tabaco, Juan Páramo.

Con esta acción, la Mesa del Tabaco cierra la segunda ola de su campaña informativa Stopcontrabandotabaco que, con el lema “Hay una parte del contrabando de tabaco que no ves”, se ha difundido recientemente en Andalucía para concienciar a la población de las graves consecuencias de la compra de cigarrillos ilegales. En esta campaña, también han participado los 2.400 estancos andaluces.

Un problema normalizado

El 60% de los ciudadanos andaluces afirma que es normal fumar productos de tabaco ilegal, prácticamente el doble que hace un año, según los resultados de un nuevo estudio realizado por la consultora Millward Brown para la Mesa del Tabaco. En paralelo a la normalización de su consumo, ocho de cada diez andaluces afirman que es muy fácil comprar cigarrillos ilegales, frente al 70% de hace un año.

En este sentido, la ciudadanía también percibe un incremento del contrabando de tabaco en la región y así lo expresa tres de cada cuatro ciudadanos. De éstos, un 58% afirma que “ha aumentado mucho”. Para Juan Páramo, estos datos ponen de manifiesto la normalización del problema y la necesidad de seguir concienciando a los ciudadanos sobre qué supone la compra de cigarrillos ilegales en términos de pérdida de recaudación fiscal, financiación a las mafias y fácil acceso de los menores al tabaco.

“Los esfuerzos de la Mesa del Tabaco para desincentivar la demanda complementan la extraordinaria labor de lucha que las Administraciones públicas y, en especial, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y el Servicio de Vigilancia Aduanera, vienen realizando contra la oferta de producto ilegal. Prueba de ello, son las numerosas aprehensiones realizadas en los últimos años y que vemos constantemente reflejadas en los medios de comunicación”, asegura el portavoz de la Mesa del Tabaco, Juan Páramo.