Madrid, 10 jul (EFEAGRO).- La compañía tabaquera Philip Morris y la Unión de Estanqueros han iniciado una campaña conjunta de sensibilización en los municipios españoles con mayores índice de consumo de tabaco de contrabando.

Ambas entidades han explicado en un comunicado conjunto que esta iniciativa pretende dar a conocer «las consecuencias de la venta ilegal de tabaco», que provoca, entre otras consecuencias, menores ingresos al Estado por vía fiscal.

El proyecto ha echado a andar en la localidad madrileña de Parla, la ciudad con mayor índice de venta de cigarrillos ilegales de toda la región y que presenta mayores niveles de desempleo.
La llamada «Encuesta del Paquete Vacío» -realizada por la consultora Ipsos- apunta a que no se pagaron impuestos por un 17,2 % de los cigarrillos consumidos en 2016 en este municipio, lo que equivale a cerca de 2,5 millones de euros menos recibidos por el Estado.

La media española el pasado año se situó en el 9,5 %, con la comunidad de Andalucía en el primer puesto de la estadística con un porcentaje muy superior, por encima del 27 %.

«Los estanqueros estamos muy preocupados con el contrabando, porque, más allá de las pérdidas económicas, facilita el acceso de los menores al tabaco, financia organizaciones criminales y perjudica al ciudadano», ha recordado el presidente de la Unión de Estanqueros, Mario Espejo.

Desde Philip Morris, su responsable de Estrategias y Prevención del Comercio Ilícito, Yolanda Velasco, ha justificado esta campaña de sensibilización con el objetivo de tomar «acciones específicas allí donde se produce el problema» e informar al consumidor del perjuicio que provoca el contrabando.