El cultivo de hoja de tabaco en Extremadura es un modelo de producción sostenible a nivel europeo

El cultivo y la primera transformación de hoja de tabaco en Extremadura son un modelo de producción sostenible a nivel europeo. El manejo agrícola se realiza bajo una norma de producción integrada que obliga a cumplir requisitos de protección al medioambiente, que son certificados por empresas externas. A su vez, su integración con la primera transformación facilita que el esfuerzo innovador de esta industria, en la mejora de la calidad de la hoja o en nuevas variedades, llegue al campo.

Ambas actividades contribuyen a la sostenibilidad social y económica de su entorno, ya que juegan un papel determinante en la vertebración territorial por la fijación de población rural. Todo esto se traduce en el mantenimiento de casi 2.100 empleos a jornada completa, si bien son muchas más las personas que dependen de este sector, y una aportación de más de 100 millones de euros al PIB regional.

Son datos del informe La importancia del sector tabaco en España de Analistas Financieros Internacionales (AFI), presentado hoy durante la Reunión Plenaria de la Mesa del Tabaco en Mérida, en la que se profundizó en la realidad del primer eslabón de la cadena de valor.

Un sector innovador

Este patrón del sector primario se replica en el conjunto de toda la cadena. Todos sus eslabones están comprometidos con el cuidado del medioambiente; por ejemplo, en las fábricas con la mejora de la eficiencia energética, o en la distribución mayorista, con una estrategia para optimizar el uso de recursos y prevenir la contaminación en los procesos. Apuestan por la innovación, con la implantación de un sistema de trazabilidad en las cajetillas y envases de picadura para liar, mejoras en los dispositivos de seguridad de las máquinas expendedoras o el desarrollo de productos novedosos de potencial riesgo reducido, entre otros.

Asimismo, mantiene su contribución económica en España, con 53.000 empleos y más de 3.300 millones de euros al PIB, según constata el estudio de AFI. Además de en Extremadura, su aportación es relevante en Canarias y Cantabria, gracias a la fabricación de labores del tabaco; en Navarra, que acoge a los fabricantes de máquinas expendedoras; y en Madrid, donde se desarrolla la actividad corporativa. La distribución mayorista se extiende por todo el territorio para atender a los 13.000 estancos, garantes de la protección del menor.

Compromiso con la protección de los menores

En este sentido, los miembros de la Mesa del Tabaco exigen el cumplimiento de la legislación vigente, de forma estricta y eficaz frente a aquellas empresas y/o comercializadores, ajenos a la Mesa del Tabaco, que infringen la prohibición de venta a menores u otros requisitos exigibles a los productos del tabaco y del vapeo, en materia de etiquetado o composición del producto, entre otros ejemplos. Las empresas del sector dirigen exclusivamente sus productos a fumadores adultos; no fabrican productos destinados a menores.

Published On: 14 June 2023 / Categories: Noticias Sector, Portada /