La Agencia Tributaria y la Guardia Civil, en una operación conjunta denominada ‘Operación Picalogista’, han desmantelado una red internacional de contrabando de tabaco en España en la que han sido detenidas diez personas y se han aprehendido cerca de 20 toneladas de picadura de tabaco en Sevilla, Córdoba y Málaga. El tabaco ilegal que se ha intervenido equivaldría a 2 millones de cajetillas.

La desarticulación de la organización contrabandista de tabaco se ha realizado con la colaboración de las autoridades aduaneras de Francia, que alertaron de importantes partidas de labores de tabaco efectuadas por una empresa radicada en Córdoba y que iban a ser supuestamente utilizadas “como abono en actividades agrícolas”, según una nota de la Agencia Tributaria.
La investigación había comenzado el pasado mes de mayo ante la sospechas de que se desviara la mercancía para consumo humano, y se ha corroborado a través de diversas empresas de transporte.
Los máximos responsables de esta organización contrabandista retiraban las existencias del circuito comercial y las distribuían por Extremadura y Andalucía a otros clientes para su destino de consumo.
La primera fase de la investigación ha sido llevada a cabo en las provincias de Córdoba y Sevilla en el mes de junio, cuando se efectuó la detención de ocho personas y se procedió a la incautación de diez toneladas de picadura de tabaco.
En la segunda fase, a comienzos de agosto, se ha logrado incautar otras diez toneladas de picadura de tabaco en una nave de Mollina (Málaga), se detuvo a las otras dos personas de la organización criminal, y se intervinieron dos vehículos y un camión utilizados para el transporte de la mercancía.

Gracias a esta operación, llevada a cabo por el  EDOA de la Comandancia de la Guardia Civil  de Sevilla y Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, se ha podido retirar del consumo una importante cantidad de tabaco picado ilegal, y carente de control por las autoridades sanitarias, equivalente a dos millones de cajetillas.

La investigación continúa abierta y no se descarta la posibilidad de practicar nuevas detenciones.