Sevilla, 7 ene (EFE).- Una fábrica de tabaco que estaba oculta en el interior de una explotación avícola de la localidad sevillana de Los Corrales ha sido desmantelada por la Guardia Civil, que ha detenido a su responsable acusado de un delito de contrabando.
La Guardia Civil, que no descarta que se produzcan más detenciones en este caso, ha informado de que han sido desmanteladas dos líneas completas de fabricación de tabaco y cigarrillos valoradas en dos millones de euros y tabaco por valor de un millón de euros.
La operación policial se inició al sospechar alguna actividad ilícita en las cuatro naves, de mil metros cada una, de una explotación aviar en la que se habían estado criando pavos pero que ya no se dedicaba a esa actividad, ya que de manera continuada llegaban hasta allí camiones cisterna de los empleados en el transporte de combustible.
Las naves disponían de sus propios generadores eléctricos y con cubas que contenían 4.000 litros de gasóleo, además de cámaras de seguridad y varios perros de vigilancia.
El interior de dos naves estaba forrado con material aislante y térmico y una de ellas disponía de una zona para vivienda, que se hallaba igualmente aislada con paneles térmicos.
La Guardia Civil ha calculado que por el número de camas y por los puestos de trabajo para hacer funcionar la fábrica, podrían emplearse unas diez personas en estas instalaciones.
La fábrica disponía de dos líneas de maquinaria completas para la preparación del tabaco y las labores de llenado, envasado, precinto y embalado, y entre el tabaco intervenido había doce cajas de hoja con un peso de 1.680 kilos, 24 cajas de picadura con un peso de 3.500 kilos, además de 200.000 cajetillas de tabaco de contrabando de distintas marcas y otros 340.000 cigarrillos también de marca.