Por su especial interés, traemos a la sección de noticias de nuestra web la carta que Mario Espejo Aguilar, presidente de la Unión de Asociaciones de Estanqueros de España, ha publicado este mes en la revista Mundo Estanco.

 

Queridos compañeros estanqueros.

 Cuando el mes pasado decidimos la portada de Mundo Estanco y yo escribí estas líneas que suelo dedicar a tratar los temas más relevantes del momento en el sector, no podía ni sospechar que se armaría tanto ruido con tan pocas nueces.

 En las últimas semanas han surgido por todas partes todo tipo de voces planteando un panorama casi apocalíptico para el sector. Inspecciones masivas, multas a las tabaqueras, expedientes con sanciones desproporcionadas, desaparición de los estancos, asociaciones salvadoras del estanquero… Pero, ¿qué ha ocurrido realmente?

 En la Unión de Estanqueros, desde el primer momento hemos mantenido la prudencia y no nos hemos dejado llevar por rumores interesados y falsas informaciones. Hemos hablado, llamado, consultado y contrastado hasta tener un panorama lo más cercano a la realidad posible.

 Y la realidad es que el Comisionado para el Mercado de Tabacos, dentro de su normal y habitual labor inspectora, ha emitido algunos expedientes a tabaqueras, expendedores y otros operadores minoristas por pagos para dar publicidad y prioridad a unas marcas sobre otras en PVRs. Se trata de una infracción muy grave tipificada en la Ley 13/1998, de 4 de mayo, que deja claro que no está permitido: «El ofrecimiento por los fabricantes, importadores, marquistas y distribuidores mayoristas, por sí o mediante sus agentes o representantes o por terceros, a los expendedores, o a los puntos de venta con recargo, o la aceptación por estos dos últimos, de un margen, directo o indirecto, distinto al fijado por la Ley».

Dicho de otro modo, se está aplicando la ley que, como os comentaba en mi carta del número anterior de Mundo Estanco, nos protege a todos.

Desde esta organización siempre hemos defendido el modelo de la Red de Expendedurías del Estado como el mejor posible. El estanco tiene unas características únicas e inimitables que convierten a nuestros negocios en mucho más que un comercio. Por un lado, asegura el adecuado tratamiento de un producto tan ampliamente regulado como es el tabaco. Y lo hace tanto en el aspecto fiscal, como en el estricto cumplimiento de la normativa sanitaria. Por otro lado, el estanco es un comercio de proximidad al servicio del ciudadano que asegura la estabilidad económica del estanquero, su familia y sus empleados.

Y es la Ley la que hace posible que esto sea así. Es cierto que las sanciones son elevadas. Pero también es cierto que el incumplimiento de la Ley supone un grave perjuicio para todos que no puede pasarse por alto. La competencia desleal es muy rentable para algunos, pero siempre es a costa de otros que ven como sus ventas y sus beneficios se ven mermados progresivamente por los abusos de unos pocos. En este sentido, las sanciones vienen a poner coto a quienes no han tenido ningún problema en aumentar sus ganancias con prácticas irregulares que perjudican al conjunto del mercado.

Acabar con la competencia desleal es precisamente la mayor garantía que tenemos de que la Red de Expendedurías seguirá demostrando su actualidad y validez frente a los nuevos tiempos, manteniendo el espíritu de un estanco y un estanquero que, adaptándose a los cambios sociales, económicos y políticos, ha perdurado a lo largo de los siglos.

Por eso, desde la Unión de Estanqueros defenderemos siempre la Ley, desde la honradez que sabemos que practica la gran mayoría de los estanqueros españoles.

Solo una cosa más. Ante el “río revuelto”, han aparecido multitud de “pescadores”que pretenden sacar provecho de la situación. Nuestra recomendación es que tengáis cuidado de no caer en sus redes: la ley es la ley y, salvo errores, será difícil esquivar su acción. Pero, por supuesto, desde la Unión de Estanqueros, velando por los intereses de todos nuestros asociados, estaremos atentos a la evolución de los expedientes y las correspondientes sanciones para asegurarnos de que no contravienen la normativa vigente que, como ya hemos manifestado, asegura el adecuado funcionamiento del mercado de tabacos.

Recibid un fuerte abrazo,

Mario Espejo Aguilar. Presidente de la Unión de Estanqueros.