Preguntas frecuentes

¿Qué hay que hacer para poner un estanco?

Para abrir un estanco hay que contar con una concesión del Comisionado para el Mercado de Tabacos (CMT) que sólo puede obtenerse por dos vías:

En cualquiera de los dos casos, el interesado debe tener ya un local en el que instalaría el estanco y que cumpla con las condiciones que establezca el Comisionado: distancia con otros estancos, superficie, etc.

Una vez conseguida la licencia, el concesionario deberá contactar con las empresas distribuidoras y presentar los avales pertinentes a estas. Si además cumple con las leyes municipales, autonómicas y nacionales, estará dispuesto para abrir el estanco e iniciar las ventas.

La subasta es el nuevo sistema adoptado por el CMT para la adquisición de una concesión pero, a día de hoy, no se ha celebrado ninguna.

Para contactar con el CMT: Tel.: 902 500 603 o www.cmtabacos.es.

¿Cuánto cuesta anualmente la concesión de un estanco?

Todas las expendedurías creadas a partir de la entrada en vigor de la Ley 13/1998 y aquellas que se transmitan con posterioridad a esta fecha o experimenten una renovación relevante (cambio de emplazamiento, autorización de nuevos almacenes, etc.), deberán pagar un canon concesional compuesto de dos cuotas anuales.

Una fija en función de la población donde esté ubicada la concesión con tres niveles:

La otra es variable basada en los ingresos brutos y tiene 16 categorías que van desde los 0€ si los ingresos brutos son inferiores a 12.020,24€ hasta una cuota de 9.015,18€ si supera los 450.759,08€ de ingresos brutos.

¿Qué se puede vender en un estanco?

Además del tabaco y el timbre, los artículos de fumador, de librería y de papelería, si el expendedor está interesado en comercializar terceros productos o servicios, cumplimentará una Declaración Responsable declarando bajo su responsabilidad, que los artículos a comercializar no afectan a la debida conservación y comercialización del tabaco y timbre del Estado ni a la seguridad de los usuarios. No será necesario realizar declaración responsable para comercializar productos de librería, papelería y artículos de fumador.

Es importante que las declaraciones se cumplimenten en letras mayúsculas, de forma clara y en su totalidad. Asimismo es necesario que la relación de productos a comercializar se realice de forma detallada evitando referencias generales tales como “varios o etcétera” que impidan la identificación de todos los productos.

 

¿Está el estanquero obligado a entregar una factura al comprador?

Sí. El estanquero, como cualquier comerciante, está obligado a facturar a su cliente.
La factura simplificada sustituye al tique. El expendedor expedirá facturas simplificadas por cada una de las ventas realizadas directamente a los consumidores, siempre que las cantidades vendidas no excedan de cuatro cartones de cigarrillos (800), 200 unidades de cigarros, 400 unidades de cigarritos o 1 kg de las demás labores de tabaco. A partir de estas cantidades, el expendedor deberá entregar siempre a su cliente una factura ordinaria.
En cuanto al segundo canal, el expendedor tiene obligación de emitir siempre facturas ordinarias, independientemente de la cantidad que estos titulares adquieran.
Las facturas simplificadas, en general, deberán contener los siguientes datos:
– Número y serie correlativos.
– Fecha de expedición.
– Nombre y apellidos del expendedor.
– Número de Identificación Fiscal.
– Descripción del servicio o los bienes facturados.
– Tipo impositivo aplicado.
– Total de la contraprestación.
La factura completa se emitirá en todos los supuestos en los que no es posible la emisión de factura simplificada. Además de los datos contenidos en la factura simplificada se incluirá también el nombre o razón social del cliente, su NIF o CIF y el domicilio tanto de la expendeduría como del cliente.

 

¿Tiene que informatizarse el estanquero como consecuencia de la norma que obliga a facilitar al Comisionado para el Mercado de Tabacos la información de las ventas diarias?

No. La nueva norma obliga a facilitar la información de las ventas diarias, sin especificar en qué soporte. En el caso de que el estanco esté informatizado, será necesario adecuar los equipos para que dispongan de ese archivo que pudiera exigir el Comisionado para el Mercado de Tabacos. Los que no estén informatizados dispondrán de un plazo de diez días desde el momento en que se solicite para remitir la información requerida.

Las facturas deberán ser conservadas por el expendedor durante un período de 3 años.

 

¿Hasta dónde alcanza la responsabilidad del expendedor por la gestión delegada de un punto de venta con recargo, en cuanto al funcionamiento de la máquina expendedora?

El expendedor, que asumiendo la gestión delegada de una máquina decida a su vez instalársela al punto de venta con recargo asignado, deberá comprobar en ese primer momento, que la misma está ubicada correctamente y que cuenta con un mando de control de acceso a menores. Los cambios posteriores de ubicación de la máquina así como la eventual inutilización posterior del citado mando de control (ausencia de pilas, ruptura, colocación al alcance general, etc…) serán responsabilidad del titular de la autorización para la venta con recargo.

 

La gestión delegada ¿permite la recogida, transporte, conteo y administración de la recaudación de la máquina expendedora?

La recogida, transporte, conteo y administración de la recaudación pueden estar incluidas en el concepto de gestión de la máquina expendedora; todo ello sin perjuicio de que exista en todo caso una venta efectiva de las labores de tabaco por parte del expendedor al titular del punto de venta con recargo. Por las actividades de Gestión Delegada el expendedor no puede ni cobrar ni recibir ninguna retribución.

 

¿Es posible que varios expendedores puedan emplear a una misma persona a jornada parcial para realizar gestión delegada en sus respectivos puntos de venta con recargo?

No es posible. La especial, personal y limitada responsabilidad del expendedor en la gestión delegada, exige para aquellos casos en que el expendedor se valga de terceros, que éstos lo realicen en exclusiva para una sola expendeduría de suministro.

 

¿Se permite que empresas de alquiler de máquinas establezcan cláusulas en sus contratos que pudieran restringir el uso de la información de ventas de la máquina expendedora del punto de venta con recargo donde se va a instalar, así como la posibilidad de reservarse la potestad de cambiar marcas según su criterio?

El Comisionado estima que el actual marco vigente limita la potestad de la elección de las marcas a incluir en las máquinas expendedoras, en todo caso las más demandadas, únicamente al titular de la autorización de venta con recargo (supuesto general) o al expendedor asignado (supuesto de gestión delegada). Por tanto, en ningún caso las empresas de alquiler de máquinas pueden determinar las marcas a incluir. Los eventuales acuerdos entre privados para restringir el uso de la información de ventas no deberán atentar en ningún caso contra el principio de neutralidad que preside el mercado minorista de tabacos.

 

¿Es posible que el expendedor pueda ejercer actividades mercantiles relacionadas con máquinas expendedoras?

Sí es posible. La situación de los expendedores en una eventual relación mercantil de compra o arrendamiento de máquinas expendedoras, son posibles ya que no están contempladas en el régimen legal tabaquero vigente, y por tanto no son susceptibles de ser sancionadas por parte del Comisionado.

 

Productos y servicios que por sus características, no estarían permitidos para la comercialización en expendedurías de tabaco y timbre:

– Alimentos no envasados.
– Productos que desprendan olor (productos de droguería, perfumería, cosmética, ambientadores, aromaterapia).
– Productos de pirotecnia.
– Actividades tales como la venta de calzado o ropa, siempre que requieran prueba de los artículos, por dificultar la comercialización del tabaco, ya que la venta de este tipo de productos puede requerir para el expendedor una mayor dedicación por las posibles pruebas que el cliente estime oportuno realizar. Si los productos no requieren prueba sí podrían comercializarse.
– Juguetes, dulces, refrigerios, que tengan forma de productos del tabaco y puedan resultar atractivos para los menores.

 

¿Cómo se articula el pago de las labores de tabaco entre el estanco y el PVR?

Debe existir en todo caso una venta efectiva de las labores de tabaco, no siendo admisible el mero pago a posteriori de comisiones por número de labores efectivamente vendidas en la máquina expendedora de tabaco.

 

¿Es necesario que las expendedurías complementarias cumplimenten declaraciones responsables por la comercialización de terceros productos?

No. No resulta necesario efectuar declaración responsable de ventas de otros productos por un establecimiento cuya actividad principal es la venta de esos otros productos.

 
Según la Circular 1/2015 del Comisionado para el Mercado de tabacos, ¿debo cumplir con la denominada “cuota de mercado” aunque implique la exhibición de productos no demandados en mi zona?

Un expendedor no está obligado a exhibir labores no demandadas. Según el Comisionado para el Mercado de Tabacos, “se trata simplemente de que incluya en el espacio destinado a cada tipo labor, las concretas referencias de cada operador (respetando sus cuotas, definidas en la Circular), más demandadas de las mismas por sus clientes, salvaguardando en todo caso el espacio de la cava y el 5 % al que se refiere la Circular.”

 

¿Cómo se aplica la cuota de mercado nacional: por operador en global o por operador y labor (cigarrillos, cigarritos, picadura de liar y picadura de pipa y asimilados)?

Ciertas marcas de picadura para liar poseen una cuota de mercado muy elevada, pero no pertenecen a un gran operador. En estas condiciones, si nos atenemos a la cuota global por operador, no se tendría en cuenta la representación de este tipo de operadores en relación al global de todos sus tipos de labores.

Explica el Comisionado para el Mercado de tabacos que “la publicación de las cuotas nacionales por el Comisionado ya se efectúa a través de la página web del Organismo: www.cmtabacos.es. En cuanto al caso planteado, referido a las cuotas en otro tipo de labores que no son cigarrillos, la Circular plantea que, dentro del espacio de exhibición dedicado a la picadura, habrá de estarse a las distintas cuotas obtenidas por los distintos operadores respecto a la picadura, y no con carácter general a todas las labores.”

 

¿Son las pantallas LED en las que los operadores comunican sus promociones y nuevos lanzamientos al consumidor un tipo de cartelería o iluminación prohibidos?

No. Si reproducen las promociones comunicadas al Comisionado y sobre las que éste no ha manifestado objeción en el plazo legalmente establecido, las mismas no están prohibidas, se entienden como una evolución de la cartelería tradicional.

El Comisionado para el Mercado de Tabacos apunta que “podrían estar incluidas en un espacio a tal fin dentro de la estantería, si bien el espacio que ocupan contaría dentro del porcentaje de espacio para visibilidad destinado al operador al que correspondan las promociones exhibidas”.

 

¿La presencia en las pantallas de los operadores debe ajustarse también a las “cuotas de mercado”? ¿Deberá el estanquero controlar el tiempo de presencia en pantalla en relación a la “cuota de mercado” del operador?

En principio, se entiende que la mayoría de pantallas exhiben sin solución de continuidad promociones de un mismo operador, por lo que se aplicaría lo dicho en la respuesta anterior. Aclara el Comisionado para el Mercado de Tabacos que, si se simultanearan anuncios promocionales de varios, sí habría que estar a la proporción de los mismos para calcular el porcentaje de visibilidad por cuota de cada uno”.

 

Si no se exhiben en las pantallas todos los operadores, ¿se podría considerar una vulneración del Principio de Neutralidad?

“En principio no, pues la exhibición por esa vía no es obligatoria para los operadores. Cuestión distinta es que un expendedor acepte este formato de un operador y lo rechace de otro”, explica el Comisionado para el Mercado de Tabacos.

Es evidente que, en un caso como el que plantea el Comisionado, se estaría faltando al Principio de Neutralidad al que todos los estanqueros estamos obligados y que constituye una de las piedras angulares de la Red de Expendedurías del Estado.

 

¿Cómo debe repartirse el 5% del espacio de exhibición reservado a los operadores con una cuota de mercado inferior al 1% y a los nuevos operadores? ¿Habrá que atender también a sus cuotas o el expendedor puede repartirlo como crea conveniente?

Según el Comisionado para el Mercado de Tabacos, “el espíritu de la norma interpretado por la Circular se orienta al servicio público, del que es consecuencia la exhibición por criterios de demanda del cliente. Por tanto, entendemos que el espacio del 5% habrá de repartirse entre los operadores afectados siguiendo el mismo criterio de mayor demanda, si bien en este caso la Circular la hace compaginar con el de nuevos productos (con independencia de su cuota). Por tanto, la selección final tendrá que tener en cuenta en este específico caso (del 5 %) ambos aspectos.”

 

¿De qué plazo dispone el expendedor para adaptar su estanco a las condiciones establecidas en la Circular 1/2015 del Comisionado para el Mercado de Tabacos?

Las obligaciones del expendedor en este ámbito no se derivan de la Circular sino del principio de neutralidad, piedra angular de la Red de Expendedurías del Estado, que los estanqueros conocen y cumplen escrupulosamente. La circular pretende reforzar este principio. De hecho, existe algún precedente de sanción por conductas de exhibición de labores de tabaco contrarias al principio de neutralidad.

 

¿Qué tipo de sanción se aplica por el incumplimiento de las medidas incluidas en la Circular 1/2015?

La infracción sería grave, y la sanción se concretaría dentro de los márgenes legales, en atención a las circunstancias que concurrieran en cada caso, según explica el Comisionado para el Mercado de Tabacos.

¡ATENCIÓN!